Ciudad México .com.mx
Inicio

 

 

 

01.16.2014

Historia


Zonas


Imágenes


Sitios Arqueológicos


Atractivos


Cercanías


Museos


Festivales


Expos y congresos


Hospedaje


Gastronomía


Compras


Vida nocturna


Información General


Transporte


Espectáculos


Deportes


Peques


Educación


Mapas


Embajadas


Grupos de participacion ONG's


Enlaces


Contacto


Mapa del sitio

 

 

 

 

 

Santa María La Ribera
Imágenes de Santa María La Ribera /Zonas de la Ciudad de México

 

Santa María La Ribera, una de las colonias más tradicionales de la ciudad, es una zona con  una auténtica atmósfera de "barrio viejo" donde los comercios familiares se mezclan con antiguas casas y monumentos que siguen reflejando la dignidad que esta colonia tuvo antaño como el primer fraccionamiento moderno de la Ciudad de México.

En esta zona existieron durante la época virreinal, varias propiedades agrícolas y religiosas, de las cuales perduran hasta nuestros días dos importantes construcciones barrocas: el Templo de San Cosme y Damián y la Casa de los Mascarones, residencia del siglo XVIII que perteneció a los condes del Valle de Orizaba.

A mediados del siglo XIX, en respuesta al crecimiento demográfico de la ciudad y favorecidos por la desamortización de los bienes eclesiásticos y las Leyes de Reforma, los Hermanos Flores establecieron la primera empresa inmobiliaria de nuestro país, la cual creó la colonia Santa María La Ribera en 1861 al fraccionar varias haciendas y ranchos del poniente de la ciudad. Esta nueva colonia se estableció como el primer fraccionamiento planeado de la capital mexicana, mismo que contaría con calles con traza reticular, un parque, una iglesia y un mercado. Esta colonia tuvo un inicio lento hasta que años más tarde, en la época de Porfirio Díaz registró un acelerado desarrollo y un importante aumento en su número de residentes, la mayoría de ellos pequeños comerciantes, profesionistas y empleados del gobierno quienes eran atraídos a esta colonia por la calidad de sus espacios urbanos y por la facilidad de comunicación con el centro de la ciudad. De esta época datan la mayoría de las construcciones de la zona, casas de uno o dos pisos de tabique o mampostería con pequeños patios centrales y detalles de estilo ecléctico en puertas y ventanas, así como sus templos, destacando especialmente el Templo de los Josefinos de estilo bizantino y la Parroquia del Espíritu Santo poseedora de una suntuosa decoración en su techo.

Asimismo esta colonia representó los ideales de orden y modernidad del porfiriato, albergando destacados edificios y monumentos de las fiestas del centenario como el actual Museo Universitario del Chopo y el Kiosco Morisco de la Alameda de Santa María La Ribera, parque central de la colonia, en frente del cual, se ubica el también porfiriano Museo de Geología, un exquisito edificio de estilo ecléctico.

Con el paso del tiempo la colonia entró en decadencia y muchos de sus habitantes fueron emigrando a otras zonas de las ciudad, convirtiéndose muchas de las casas en pequeños negocios y vecindades.

Sin embargo, en los últimos años la colonia ha empezado a ver un proceso de regeneración al revalorarse  el patrimonio arquitectónico de la zona, que aunada a su excelente ubicación junto al Centro Histórico y el aire de familiaridad de sus calles, está atrayendo nuevas familias, artistas e intelectuales que están haciendo de este barrio su nuevo hogar aprovechando sus precios más económicos en comparación con otras zonas de la ciudad.


Atractivos de la zona:

 

 

ciudadmexico.com.mx  México, D.F. 2009. Derechos Reservados.